Se dedica a rescatar animales en Los Cabos y ha aprendido que ayudar a perros o gatos en realidad implica ayudar a familias a que vivan con mayor higiene y salud; el trabajo con los animales le enseñó que es imprescindible fomentar el respeto entre personas

Reportajes

8M: “Terminas ayudando no solo al perro, sino a las personas involucradas”

8 DE MARZO, 8 PREGUNTAS, 8 MUJERES

Por: Paula Pedrero

 

Brenda Marcela Hernández Licon, Rescatista de animales

Tiene 46 años. Nació en la ciudad de Chihuahua, pero reside en Los Cabos desde hace más de 20 años. Dedica la mayoría de su tiempo al activismo y rescate de animales en Los Cabos, Baja California Sur.

 

¿Por qué elegiste dedicarte a esta labor?

Desde niña siempre me han gustado los animales, pero inicié en esto en compañía de mi hija, hace ya alrededor de 10 años.

 

¿Cómo lo ejerces?

De dos formas: yo sola hago todo, desde el rescate hasta recaudación de fondos, rehabilitación, etcétera, y también trabajo con asociaciones como PET, una asociación de esterilizaciones a bajo costo y campañas gratuitas que colabora con asociaciones en Estados Unidos. La mayoría de la ayuda económica viene de Estados Unidos; aquí el gobierno no nos apoya para nada: todo es con nuestros propios medios o en colaboración con estadounidenses. También apoyo en la veterinaria de manera voluntaria.

 

¿Es éste un trabajo “para mujeres”?

Claro, ¿por qué no? Es un trabajo muy lindo en el que tienes oportunidad no solamente de ayudar a los animales; por ejemplo, en campañas de esterilizaciones veo las necesidades que tiene la comunidad, las personas, las familias… hasta las mismas mujeres, que a veces están sin trabajo y, de alguna u otra manera, terminas ayudando no solo al perro sino a las personas involucradas. El ayudar de cualquier forma te conecta con seguir aportando a otras necesidades.

Me ha tocado organizar eventos en donde se involucra a los niños de la casa hogar aquí en Los Cabos; lo que se recaba de eso va para los rescates; se apoya a la casa hogar para que los niños y niñas hagan actividades distintas y convivan entre ellos por fuera, mientras también se ayuda a la casa hogar como asociación.

(Muchas personas) ven a los animales como si no fueran importantes. Cualquier vida es importante: si empezamos desde ese punto, vamos a ver la vida diferente. Creo que eso ayudaría a que toda la sociedad en general fuera más sensible, seríamos más amables con nosotros mismos, más respetuosos.

 

Que seas mujer, ¿le da algo en especial a tu desempeño en esta actividad?

Creo que sí; siento que las mujeres solemos ser más observadoras, detallistas y amorosas, y siento que el rescate animal involucra todo eso y, sobre todo, darles amor a los animales y empezar a rehabilitarlos.

Brenda Marcela Hernández, con algunos de sus perros rescatados. Fotografía: cortesía.

¿Has enfrentado algún obstáculo profesional en razón de tu sexo o género?

Cuando me estuve dedicando a la recaudación de fondos para el albergue, muchas veces, que iba a empresas u hoteles a pedir fondos, no me tomaban en serio, como si esa labor no fuera tan importante y, al mismo tiempo, por ser mujer.

En los espacios de acción nunca falta el hombre que esté viéndote de forma insinuante o algo por el estilo; no generalizo, pero es real: siempre tenemos que cuidarnos de que un hombre nos esté mirando de forma extraña.

 

¿Qué profesión o actividad te parece que debe ser “ocupada” por las mujeres?

Creo que las mujeres podemos tener más tacto para hablar con la gente; me he encontrado en situaciones en las que un hombre no ha logrado sacar a un animal de una situación de maltrato porque suelen ser más agresivos; en mi caso, considero tener la inteligencia y tacto suficiente para comunicarme con las personas con las que está el animal en situación de maltrato y hacer el rescate, hacerlas entender la gravedad del tener a sus animales en esa situaciones y cómo las afecta como personas y como familia. Como mujer y madre, lo pienso no solo desde el animal: puede llegar a detonar enfermedades graves en las familias. En Los Cabos definitivamente son mujeres quienes rigen el activismo en cuanto al rescate animal.

 

¿Cómo te gustaría que fuera la vida de las mujeres mexicanas dentro de 10 años?

¿Dentro de 10 años? ¿Y por qué no ahora? Primeramente, seguras; me refiero a su integridad física: que no sean atacadas, que no sean abusadas. Me gustaría verlas libres en cuestión de poder desenvolverse y expresarse libremente. Me gustaría verlas felices y disfrutando de sus vidas, y no nada más dedicar sus vidas enteras a sus hijos o sus maridos. Verlas plenas y colaborando unas con otras, sacando lo mejor de sí mismas para mejorar la sociedad. Lo más importante, para mí, es que puedan estar seguras fuera de casa.

 

¿Cómo deben cooperar los varones para lograrlo?

Tener su mente abierta, reconocer que nosotras también somos capaces de hacer muchas cosas, no nada más lo doméstico y el cuidado. Que ellos participen más en las labores del hogar y en la crianza, enseñar a sus hijos, a sus hijas, a ser autosuficientes. Darles esa seguridad de que, como seres humanos, tenemos los mismos derechos.

 

¿Qué mensaje te gustaría enviarle a una niña mexicana por el 8M?

Que se preparen, que no dejen de aprender todo lo que puedan. Ésa es una gran herramienta para poder evolucionar, para estar más alertas de lo que sucede, para que no nos hagan tontas tan fácilmente.

Paula Fernanda Pedrero Hernández
Artista multidisciplinaria en formación. Apasionada por el cine de no ficción, el arte plástico, la naturaleza y las realidades ajenas a la suya. Escribe por gusto, pregunta por curiosidad. @ilaaarte @ojorojo.producciones

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *