Si se continúan apoyando a fundaciones no gubernamentales como Casa Huichol, fundada en 1972 por María del Rocío Echevarría Ortíz, se contribuye a que los indígenas puedan recibir mayor servicio médico que necesiten y que se facilite solventar sus otras necesidades.

Uncategorized

1 Aquí va un título general que abarca el contenido de todas las piezas

John Doe |  380GDL

Aquí va un título exclusivo para la pieza en podcast

Las personas de este grupo étnico que requieren servicios de laboratorio u hospitalización deben trasladarse para acceder a otras instituciones de salud, comúnmente en la ciudad de Colotlán. 

Aquí va un título exclusivo para la pieza informativa en video

El camino y sus consecuencias son el pan de cada día para la comunidad wixaritari, que tienen un acceso limitado a los servicios públicos que aseguran su salud

Aquí va un título exclusivo para la pieza escrita

Si se continúan apoyando a fundaciones no gubernamentales como Casa Huichol, fundada en 1972 por María del Rocío Echevarría Ortíz, se contribuye a que los indígenas puedan recibir mayor servicio médico que necesiten y que se facilite solventar sus otras necesidades.

Siempre se necesitan voluntarios, ya sea para el manejo de redes sociales o apoyar en actividades dentro del centro. Se aceptan donaciones de todo tipo, ya sea monetarias o materiales: ropa usada en buena condiciones, cobijas, juguetes, etc. Rocío recalca que lo mejor que las personas pueden hacer es hacerse presente, prestar un día a la semana y ayudar.

Los miembros de la comunidad wixárika recorren un camino de siete horas o más para recibir atención médica.

Para llevar a su hijo al médico, Mónica debe recorrer siete horas de camino.

El camino y sus consecuencias son el pan de cada día para la comunidad wixaritari, que tienen un acceso limitado a los servicios públicos que aseguran su salud. La realidad de los indígenas wixárika en Jalisco pone en cuestión el cumplimiento de derechos a servicios públicos por parte del gobierno.

Esto ocurre por la insuficiencia de servicios médicos en las comunidades wixárikas en Jalisco, donde habitan unas 14 mil 300 personas principalmente los municipios de Mezquitic y Bolaños, según la Comisión Estatal Indígena (CEI).

Las personas de este grupo étnico que requieren servicios de laboratorio u hospitalización deben trasladarse para acceder a otras instituciones de salud, comúnmente en la ciudad de Colotlán. Si ahí no pueden ser atendidos, deben seguir su camino hasta Guadalajara, ya sea en camión, pidiendo ride… o largos tramos caminando.

Para llevar a su hijo al médico, Mónica debe recorrer siete horas de camino.

El camino y sus consecuencias son el pan de cada día para la comunidad wixaritari, que tienen un acceso limitado a los servicios públicos que aseguran su salud. La realidad de los indígenas wixárika en Jalisco pone en cuestión el cumplimiento de derechos a servicios públicos por parte del gobierno.

Esto ocurre por la insuficiencia de servicios médicos en las comunidades wixárikas en Jalisco, donde habitan unas 14 mil 300 personas principalmente los municipios de Mezquitic y Bolaños, según la Comisión Estatal Indígena (CEI).

Para llevar a su hijo al médico, Mónica debe recorrer siete horas de camino.

El camino y sus consecuencias son el pan de cada día para la comunidad wixaritari, que tienen un acceso limitado a los servicios públicos que aseguran su salud. La realidad de los indígenas wixárika en Jalisco pone en cuestión el cumplimiento de derechos a servicios públicos por parte del gobierno.

Esto ocurre por la insuficiencia de servicios médicos en las comunidades wixárikas en Jalisco, donde habitan unas 14 mil 300 personas principalmente los municipios de Mezquitic y Bolaños, según la Comisión Estatal Indígena (CEI).

Las personas de este grupo étnico que requieren servicios de laboratorio u hospitalización deben trasladarse para acceder a otras instituciones de salud, comúnmente en la ciudad de Colotlán. Si ahí no pueden ser atendidos, deben seguir su camino hasta Guadalajara, ya sea en camión, pidiendo ride… o largos tramos caminando.

Para llevar a su hijo al médico, Mónica debe recorrer siete horas de camino.

El camino y sus consecuencias son el pan de cada día para la comunidad wixaritari, que tienen un acceso limitado a los servicios públicos que aseguran su salud. La realidad de los indígenas wixárika en Jalisco pone en cuestión el cumplimiento de derechos a servicios públicos por parte del gobierno.

Aquí va un título exclusivo para el Fotorreportaje

El camino y sus consecuencias son el pan de cada día para la comunidad wixaritari, que tienen un acceso limitado a los servicios públicos que aseguran su salud

I am text block. Click edit button to change this text. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Ut elit tellus, luctus nec ullamcorper mattis.

I am text block. Click edit button to change this text. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Ut elit tellus, luctus nec ullamcorper mattis.

I am text block. Click edit button to change this text. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Ut elit tellus, luctus nec ullamcorper mattis.

I am text block. Click edit button to change this text. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Ut elit tellus, luctus nec ullamcorper mattis.

Comments are closed.