ÓrbitasReportajes

Auge y caída del género distópico

Por Karen Valeria Hernández

The Hunger Games, Divergent, The Maze Runner: íconos de una etapa en la cultura pop que marcó una generación. En conjunto, estas sagas se entretejieron en la vida de los adolescentes en la década de los 2010. Los adultos jóvenes fueron la audiencia meta de estos títulos literarios y el atractivo principal era el elemento de la distopía. Si al impacto de todos estos best-sellers agregamos sus posteriores adaptaciones en la gran pantalla, su efecto en la vida de los adolescentes “millennials- gen Z” solamente creció.

¿Qué es lo que hace única a la ficción distópica? “La ficción distópica satiriza los ideales utópicos o describe sociedades donde las fuerzas sociales negativas tienen supremacía” (Scholes, J., Ostenson, J. 2013). En estos escenarios ficticios, las sociedades han sido destruidas en un intento de mejorarlas o de llevar a cierto sector de la sociedad al poder.

Pero, además, las sagas de los 2010 coincidieron con ese público por otras razones: como cualquier adolescente o adulto joven, los pertenecientes a esa generación enfrentaron problemas pertinentes a su desarrollo personal: primeras relaciones amorosas y rupturas, peleas con amigos, incertidumbre frente al futuro por la presión de la sociedad, problemas con figuras de autoridad, etcétera.

Los Juegos del Hambre

Autora: Suzanne Collins.
Tres libros (2008-2010) y una precuela (2020).
Cuatro películas (2012-2015).

The Hunger Games está situada en lo que antes era Norteamérica. El Capitolio de Panem controla 12 distritos y fuerza a cada uno de ellos a escoger a un niño y una niña, a los que llama tributos, para que compitan en un violento evento televisado, los Juegos del Hambre. Katniss se ofrece para reemplazar como tributo a su hermana y salvarla de una muerte muy probable. Entonces se da cuenta de que dentro de la arena tendrá que tomar decisiones de supervivencia que nunca había considerado si quiere regresar a su casa en el Distrito 12.

Entonces, si combinamos el elemento distópico dirigido a los millennials y a los gen Z con problemáticas adolescentes, es fácil entender por qué se sentían atraídos a estas historias. En su investigación, Scholes y Ostenson notaron que había una conexión entre el desarrollo adolescente y ciertos temas que abordaban los libros: los jóvenes se identificaban porque, en cierto nivel, pasaban por la misma carga que los protagonistas. Un ejemplo de esto es la rebeldía frente a los prejuicios y reglas impuestos por las generaciones mayores. La importancia que le damos a las amistades en nuestra adolescencia podemos verla en The Maze Runner, la cual está llena de lazos entre jóvenes creados primero para sobrevivir, para luego formar relaciones significativas.

Cuando vemos las historias como las de Katniss, Thomas y Tris, podemos darnos cuenta de que son mucho más que una historia de amor dentro de un mundo distópico. Uno de los principales atractivos de los libros es que hay relaciones románticas entrelazadas con temas mucho más grandes. Los personajes navegan y se enfrentan con adversidades de la mano de sus amistades y sus parejas. Éstas ayudan a desarrollar al personaje principal, pero el romance no es el enfoque de las narrativas. Nos damos cuenta de que las relaciones que el personaje principal crea son para ir formándose a sí mismos y su manera de ver la sociedad que lo rodea.

El atractivo de estas trilogías fue, y es, que son sobre adolescentes que enfrentaban retos en su vida que iban más allá de un romance de juventud. Aunque claramente viven en sociedades y mundos que las generaciones actuales probablemente nunca lleguen a experimentar, hay algo muy natural e identificable en el desarrollo de estos personajes. El amor incondicional de Katniss a su hermana, su instinto de supervivencia que la arrojó a los sucesos de todos los libros, e intentar descifrar su vida amorosa son solo algunos aspectos por los cuales las audiencias se sentían atraídas por The Hunger Games.

Divergente

Autora: Veronica Roth.
Tres libros (2011-2013) y una precuela (2020).
Tres películas (2014-2016).

Divergent presenta una sociedad dividida en cinco facciones para mantener la paz: Verdad, Abnegación, Osadía, Cordialidad y Erudición. Cuando las personas cumplen 16 años son obligadas a escoger una y comprometerse con ella de por vida. Cuando Tris escoge Osadía se da cuenta de que es divergente y que puede pertenecer a más de una facción, pero nadie puede saberlo o su vida correría peligro.

Estas generaciones, en particular, tienen una característica distintiva del siglo XXI: han crecido junto con internet, las redes sociales y la tecnología. La manera en que estaban consumiendo entretenimiento y los medios digitales son una de las razones por las cuales tuvieron recibieron de forma tan positiva aquellas creaciones.

Tumblr era uno de los sitios que estaban muy de moda entre los años 2010-2013, y facilitó la creación de comunidades en torno a estos libros y películas. El sentimiento de encontrar un grupo de personas que compartía tus gustos, que organizaban actividades y eventos, donde hacían análisis de principio a fin de las historias, hizo que se creara un núcleo de fans muy fuerte y activo que se fue esparciendo por el internet rápidamente. Aunque los “fandoms” no eran cosa nueva, esta plataforma le dio aire al concepto. Los fans de estas sagas unificaban fuerzas para convertirse en un solo fandom, creaban arte donde mezclaban los diferentes mundos, creaban sus propias interpretaciones de escenas en los libros y películas y, en general, dieron sentido a una comunidad en la que una persona podía crear nuevas amistades.

En contraste, el género decayó pronto en la gran pantalla, y los críticos aseguran que tuvo que ver con malas adaptaciones, recepción pobre por parte de las audiencias y trabajo promocional sin esfuerzo. La tercera película de la saga Divergente, Allegiant, fue un fracaso que sepultó a la franquicia, aun y con sus 179 millones de dólares (mdd) recabados en la taquilla mundial; para contrastar, la primera película de la saga generó 288 mdd.

La trilogía de The Maze Runner fue recibida con críticas contrastantes desde el estreno de la primera adaptación, con calificaciones en Rotten Tomatoes de 65% en la primera, 48% en la segunda y 43% en la tercera. A pesar de esto, siempre se mantuvo estable en las taquillas, pero la demora del lanzamiento de la última película hizo que la adaptación se quedara corta e igualmente no fue tan bien recibida.

The Maze Runner

Autor: James Dashner.
Tres libros (2009-2011), dos precuelas (2012 y 2016) y un libro ilustrado (2013).
Tres películas (2014-2018).

Thomas, un adolescente, despierta en un claro dentro de un laberinto sin recuerdo de su vida pasada, igual que los otros jóvenes que encuentra ahí. La perspectiva que adopta para hallar una posible escapatoria lo convierte en un Corredor, alguien que explora los caminos cambiantes del laberinto para encontrar la salida. Con Teresa, la única mujer, él sabe que debe convencer a sus compañeros de que conoce el camino fuera de ese lugar.

Después de todos estos fenómenos, otras franquicias han querido replicar el éxito de las sagas distópicas para adultos jóvenes, como: The Host, Alita: Battle Angel, Ender’s Game, The Fifth Wave, The Mortal Instruments: City of Bones. Sus fallas se reflejan en las malas adaptaciones de las obras originales a la gran pantalla, la recepción en taquillas y las críticas contradictorias entre sí.

Poco a poco comenzamos a ver que la atracción por este tipo de historias vuelve a tomar vuelo entre los jóvenes. La pandemia ha permitido que las personas retomen gustos olvidados o que comiencen nuevos hobbies, entre ellos la lectura. Plataformas como TikTok han facilitado la creación de una comunidad que recomienda libros. The Uglies de Scott Westerfeld ha sido una de las series que ha hecho rondas por el llamado “booktok” y también será adaptada a película por Netflix.

Comenzamos a ver de nuevo una tendencia por la creación de proyectos en la gran pantalla basados en libros, que al parecer apunta hacia el mercado de adultos jóvenes. Tal vez los veteranos salgan de la oscuridad a seguir apoyando este género que los acompañó en la adolescencia.

Karen Valeria Hernández
Es estudiante de la Licenciatura en Periodismo y Comunicación Pública del ITESO.

    Leave a reply

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *