Uncategorized

Bernardo Orduño: la barranca, la historia y la Historia

Para Bernardo Orduño el contexto lo es todo. Cuando se propuso pintar una columna de la Línea 3 del tren ligero, tomó en cuenta tres cosas. La primera es que había un grupo de colonos de la Seattle que estaban enojados; ellos preferirían enredaderas en las columnas antes de arte urbano, por lo tanto tenía que ser sencillo. La segunda es que buscaba representar el patrimonio, quería pintar algo que le perteneciera a todos. Y la tercera es que nadie está para tirar netas; él bien podía pintar un mural luciendo su estilo o perspectiva, pero habría sido egoísta. Al final “La barranca de Huentitán” es para el disfrute de los peatones que toman el tren a la altura de Plaza Patria en la Avenida Ávila Camacho, donde está ubicada la columna que intervino.

En un principio, Bernardo quiso pintar la Guerra Mixtón, un acontecimiento histórico en el que varios grupos indígenas provenientes de Jalisco se juntaron para rebelarse en contra de Nuño Beltrán de Guzmán, en el año 1540. El proyecto no vio la luz porque leyó en la convocatoria que uno de los requisitos era evitar todo tipo de violencia en las intervenciones. Entonces decidió hacer un paisaje.

Quiso pintar algo que la gente considerara suyo. La corriente del paisajismo en México que empezó en la Escuela San Carlos en el siglo XIX buscaba crear un sentido de pertenencia entre los paisanos. Bernardo no se alejó de ese principio: la barranca de Huentitán quiere demostrar que es nuestro espacio; es un símbolo de la ciudad.

Bernardo lleva tres años estudiando Restauración de Arte en la Escuela de Conservación y Restauración de Occidente (ECRO). De maestros que son bibliotecas andantes y clases teóricas que se alargan por horas, agarró el gusto por la Historia con hache mayúscula, porque es oficial y colectiva. Aunque las historias con hache minúscula siempre le han fascinado porque son mundanas e individuales. Como artista, busca incentivar la memoria histórica, no dejar que los acontecimientos caigan en el olvido.

Hace unos años restauró junto con sus compañeros la cúpula de la iglesia La Sagrada Familia, en el pueblo José y María. Realizó una investigación exhaustiva de la Historia de la iglesia. Pasó tres semanas durmiendo con sus compañeros en una cabaña en hacinamiento. Pintó a 25 metros del suelo por varias jornadas. Lo que más recuerda son las historias con hache minúscula de los locales.

Los vecinos no sabían la Historia con hache mayúscula de su iglesia, no recordaban ni las fechas ni los actores por las que se alzó. Pero ese mural en esa cúpula había estado presente en los acontecimientos más importantes de sus vidas. En sus bodas, sus bautizos, sus primeras comuniones. El escritor favorito de Bernardo, Oliver Jeffers, una vez dijo “si contamos las suficientes veces una historia se convierte en la Historia”. Más allá de la investigación teórica de la iglesia, su verdadera Historia son esas personas.

Los artistas están romantizados, según Bernardo: hacer arte es un trabajo como cualquier otro. Antes de empezar una pieza, él busca al menos 100 imágenes de referencia y hace un collage. Investiga hasta el cansancio sobre momentos históricos porque sabe que el arte no se nutre del arte, sino de los intereses del artista. “Soy minucioso y rígido en la investigación, pero libre en la práctica”.

Él empezó a dibujar en la prepa y la universidad. Para entender mejor las clases retrató a personajes históricos detrás de sus cuadernos. Los dibujó con su trazo característico, líneas gordas y limpias. Su otro gran gusto son los libros de caricaturas y los personajes ilustres; así son plasmados por él. A los 23 ya lleva un año dedicándose a su propio proyecto artístico, que son pinturas y cerámica que sirvan a su propósito: retratar la Historia mediante pequeñas historias.

Tere de Alba
Estudiante de la Licenciatura en Periodismo y Comunicación Pública del ITESO.

1 Comment

  1. […] Bernardo Orduño: Barranca, historia e Historia. […]

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *