El mercado ofrece muy diferentes opciones útiles para personas que necesitan leer los labios o que utilizan lengua de señas; los precios van desde 95 hasta más de cinco mil pesos 

Reportajes

Cubrebocas transparentes: rostros visibles y tecnología

Por: Daniela Camacho Ayala 

El uso de cubrebocas cumple un año en marzo y en los próximos meses estos artículos seguirán igual de importantes que salir con zapatos a la calle. El mercado ofrece diversidad de productos, con colores, diseños y materiales diferentes, con la intención de contribuir a la lucha contra la Covid 19, pero aun así hay sectores de la población desatendidos: hipoacúsicos, sordos y personas que necesitan de la lectura de las expresiones faciales. 

La hipoacusia y la sordera son discapacidades auditivas. Las personas hipoacúsicas pueden escuchar algunos sonidos, pero no completamente; la diferencia entre las personas hipoacúsicas y sordas es el número de decibeles: debajo de 70 dB se considera una persona hipoacúsica, arriba de 70 dB significa que la persona es sorda. 

Las personas que leen los labios y usan lengua de señas necesitan cubrebocas transparentes: en ambos casos la persona necesita ver los labios y las expresiones faciales para poder comunicarse y entender el contexto de la plática en la que se encuentra. Aun en este mercado especializado hay muchas variedades. 

Los precios de los cubrebocas transparentes van desde 95.50 hasta 5,489 pesos; cada uno tiene diseño y materiales diferente y su tecnología ofrece soluciones específicas.  

En conjunto, su propuesta es ser una alternativa a los cubrebocas tradicionales, que tapan casi la mitad del rostro y que no ofrecen la misma protección. Y, por supuesto, ofrecen seguridad a quienes leen labios, se comunican con la lengua de señas o necesitan leer las expresiones faciales para comunicarse y sentirse seguros, como las personas con autismo.  

 

MARCAS INTERNACIONALES

Cliu  

Se presentan como un accesorio que te protege de virus, polen y contaminación; es inteligente, sostenible y una combinación entre tecnología y moda, seguro, transparente y ligero. Son una marca española que fabrica sus cubrebocas en Italia. Cuenta con modelos estándar y pro. Solo se pueden comprar a través de su sitio web. 

Cliu estándar   

Tiene una estructura magnética que ayuda a sostener la pantalla transparente; usa un filtro de carbón activado e incluye cinco filtros; hay que elegir entre tres colores y la tallaCuesta 89 euros, es decir, 2,149 pesos mexicanos. 

Cliu - this is not a mask

Cliu pro 

Además de su estructura magnética y filtro de carbón activado, cuenta con bluetooth, micrófono y un acelerómetro. Desde la app de Cliu la persona puede ver la calidad del aire que está respirando, cuántas horas lo ha usado y el uso del filtro. Incluso se puede habilitar la función “encontrar mi mascarilla” en caso de pérdida. 

Viene con un cargador y cinco colores para elegir; hay opciones para empresas que permiten colocarles un logo. Cuesta 227 euros, 5,489 pesos.

Leaf 

Es una marca estadounidense y fue la primera mascarilla transparente en el mercado. Cuenta con tres modelos que vienen en tres tamaños para ajustarse al rostro.  

Están hechas de silicona de grado alimentario, material que permite que se adapte a la cara y que no se haga amarillo. Tiene un proceso antiempañamiento. Todos los modelos se venden en su sitio web.  

El modelo HEPA usa un filtro que promete fácil respiración y filtración de partículas; la marca afirma que este producto detiene 99.97% de las partículas de 0.3 micras. 

Dura un mes y cuesta 59 dólares o 1,223 pesos.

Leaf Hepa

Leaf UV

Añade a sus beneficios la esterilización con luz UV: lleva tres LEDs con esta tecnología y al conectarse a una fuente de poder tarda dos minutos en esterilizarse. Cuesta 99 dólares o 2,057 pesos.

Leaf UV

Leaf Pro 

Añade un microventilador que sopla el aire hacia el interior, además de un gestor que mide la calidad del aire; se puede revisar mediante una aplicación.

Leaf Pro

MARCAS NACIONALES

Mask off

Su premisa es que todos se puedan mostrar al mundo como son, sin máscaras; por eso su diseño es limpio y sin nada que impida ver el rostro. Tiene dos modelos: uno con banda para sostenerlo con las orejas y otro con un puente nasal. Ambos cuestan 490 pesos.

Está hecha de PETG rígido, cuenta con tratamiento antiempañante, es reciclable y fácil de lavar con jabón o toallas húmedas.

Facebook: maskoff.mx
Smile 

Diseñado y hecho en México, es reusable y reciclable al estar hecho de PET. Tiene cuatro modelos para ajustarse a los rostros de las personas, con un puente nasal de espuma o silicón.

Si se llegan a empañar se puede rociar con un líquido antiempañante para proteger el cubrebocas; están a la venta en Mercado Libre desde 200 pesos.

Para limpiarlo se necesita un trapo de algodón, agua y jabón, agua y alcohol o toallas húmedas desinfectantes.

Los cubrebocas con el puente nasal de espuma cuestan 109 pesos; los de silicón, 119 pesos. Solo los venden mediante sus redes sociales.

Facebook: Caretas y Cubrebocas Transparente SMILE
Brankia

Lo describen como un cubrebocas transparente, lavable, fácil de colocar y retirar. Es unitalla para adultos; no lo recomiendan para caras muy grandes o pequeñas, ni para niños, narices anchas, aguileñas o muy grandes.

Diseñado por alumnos del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente, se elaboró desde el PAP (Proyecto de Aplicación Profesional) Diseño e ingeniería de objetos para la mitigación y combate de desastres y contingencias.

Está hecho de PVC flexible, con dos filtros que retienen hasta 95% de las partículas. Se debe cambiar después de 72 horas de uso; tiene un tratamiento antiempañante y hay que lavarlo con champú para bebé. Tiene una vida útil de dos años.

Cuesta 99.50 pesos; cinco pares de filtros cuestan 49.50 pesos. 

Brankia está a la venta en el módulo de atención instalado en el ingreso principal del ITESO y en la tienda en línea Soy ITESO. Próximamente estará en tiendas LOB e islas de Facebug, y al mayoreo con Roberto Anaya Castillo (roberto.anaya@lob.com.mx 

Brankia
Daniela Camacho
Periodista en formación, apasionada por los movimientos sociales y el arte

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *