AlumnosPrimavera de 2021Reportajes

De la moda internacional a la felicidad como mamá

Por: Rodrigo Estrada

 

Guadalajara, 14 de abril de 2021.- Christina se fue a los 25 años de edad a Nueva York para cumplir su sueño de ser diseñadora de vestuario; lo cumplió: trabajó para celebridades como Madonna y Miley Cyrus y se desempeñó en industrias visibles en todo el mundo. Un día renunció a todo eso para ser mamá: hoy es feliz, tiene 39 años y en entrevista, desde Los Ángeles, cuenta su vida.

 

¿Cómo comenzó tu carrera en la industria de la moda?

Comencé este sueño buscando ser una diseñadora de moda. Asistí a una escuela en California, el FIDM, buscando cumplir ese sueño. Después de haberme graduado, y buscando algo más grande, decidí mudarme a Nueva York; ahí es donde todo comenzó realmente. Inicié asistiendo a una estilista en la revista Teen Vogue, donde estuve varios años viajando y aprendiendo; después de recorrer capitales de la moda en Francia, Inglaterra y España, decidí regresar a Los Ángeles, donde de nuevo fui asistente pero ahora para celebridades. Todo había cambiado: las revistas se habían reemplazado por galas y alfombras, premieres y eventos.

Después de varios años y diversos trabajos, encontré finalmente lo que me gusta hacer: crear narrativas, por así decirlo, en comerciales, en TV, creando mis propios trabajos y vestuarios.

 

¿Cómo fue trabajar con celebridades?

Fue algo muy difícil, es demasiado exigente; recuerdo que cuando trabajé para Madonna en el Super Bowl fue muy cansado ya que ella es una persona muy exigente y, además, el peso de su carrera hace que alguien como ella tenga mucho poder en la industria; no hay alguien que se les ponga en contra o que los contradiga.

Algo que aprendí con las celebridades es que jamás puedes decirles que no. Por supuesto que es una gran experiencia y que es algo muy emocionante, de lo que aprendes y te sientes orgullosa; es un gran sentimiento cómo la gente ve en celebridades piezas que tú misma creaste y te hace sentir bien y que tu trabajo realmente es bueno; sin embargo, trabajar mucho tiempo en este tipo de ambiente te vuelve loca. Es algo increíble, pero, para mí, solo es algo para hacer a corto plazo.

El sitio web de la diseñadora exhibe fotografías de su trabajo para artistas como Madonna y Nicki Minaj. Imagen: christinamichellelewis.com.

¿El mundo de la moda es realmente como lo vemos en los medios?

El glamour que vemos en la televisión es muy diferente a la realidad; es muchísimo trabajo y, al menos para mí, implicaba todo, menos glamour. Pero claro que amo todo ese mundo. Algo que descubrí trabajando en la televisión es que, sí: no es real lo que ves ahí, pero al menos tenía el poder de crear nuevas realidades a través del vestuario; me gustaba más disfrazar personajes, porque ahí no tenía que disfrazar personajes glamurosos, sino personajes reales, a diferencia de lo que hacía en las galas, vistiendo famosos para unas cuantas fotos y listo. No tiene nada de malo que te guste el mundo del glamour, es solo que no era lo mío. Yo amo el poder crear personajes tan reales como una stripper, dejando el glamour y volviéndolo realista.

 

¿Con cuál artista disfrutaste más trabajar?

Miley Cyrus. Ella acababa de sacar el álbum Bangerz, era joven y estaba en la cima de su éxito, estaba haciendo promociones para ese nuevo disco; fue hace como 10 años, pero ella era tan joven y divertida que no se tomaba las cosas tan seriamente, por lo que era muy divertido y ameno el trabajo con ella.

 

¿Sigues laborando en el mundo de la moda?

No, hace ya tiempo dejé el trabajo por mis hijos. Cuando nació mi primer hijo intenté seguir trabajando, pero con la llegada de mi segundo bebé me di cuenta de que la industria me exigía mucho tiempo, y debía elegir si ser una madre para mis hijos, o una diseñadora para el mundo. Para cualquier producción son horas muy largas: realmente te tienes que enfocar en ello, a veces llegaba a trabajar hasta 14 o 15 horas diarias y, como mi esposo trabaja en lo mismo, era imposible poder laborar y cuidar a los niños. Por dos años traté de seguir con la profesión, pero me di cuenta de que las demandas no eran más importantes que las de mis hijos.

La actriz Rachel Weisz y la cantante Demi Lovato también han usado diseños de Christina Lewis. Imagen: christinamichellelewis.com.

¿Cómo fue para ti todo este nuevo mundo de la maternidad?

Cuando supe que sería madre me emocioné bastante; a los seis meses de mi primer embarazo, dejé de trabajar por primera vez; después decidí regresar a trabajar, pero nueva y finalmente lo dejé por la carga que implicaba. Yo no comprendía lo que era realmente ser madre hasta que tuve a mis hijos, creí que podría hacer todo, pero me di cuenta de que era algo muy difícil; la carrera me demandaba mi 100, y yo quería darle ese 100 a mis hijos. El empezar de nuevo, es decir, como esta nueva profesión que es la maternidad, fue algo muy difícil para mí; digo, en la moda me sentía útil fuera de mi casa, fue difícil poder sentir que era buena en algo otra vez.

 

¿Es normal dejar el mundo de la moda por los hijos, o es algo que solo te sucedió a ti?

Sí, claro, es algo completamente normal y, si no le pasa a alguien, seguro tiene una existencia muy dura teniendo que ser mamá y trabajando tantas horas. Yo he hablado con amigas que también tuvieron hijos y sé que es difícil y doloroso el abandonar tu profesión por un nuevo reto, pero te das cuenta de que tienes que dedicarte a una sola cosa si quieres dar tu 100%; quizás con un hijo habría podido, muchas han podido así, pero, ya con dos, fue imposible para mí.

 

¿Qué haces actualmente?

Cuando mis hijos comenzaron a crecer, intenté regresar al mundo de la moda; la realidad es que cuando he tenido oportunidades de hacer algo creativo, me da mucha ansiedad porque me di cuenta de que vivía en estrés, pero que lo veía como algo normal: vestía por lo menos a 10 personas para comerciales, y no hay muchos días, no hay mucho dinero y las productoras quieren acabar todo rápido, entonces vivía en un estrés y en un apuro por tener todo listo, yendo de compras y buscando los vestuarios perfectos. Cuando intenté regresar, comencé a tener demasiado estrés y ansiedad; ahora sé que ese mundo no es saludable, ya no me excita ni me llama la atención volver. Actualmente estoy estudiando para el examen de la escuela de leyes, estoy en mi último semestre de Ciencias Políticas; qué cambio tan radical, ¿no? Me di cuenta con el tiempo, y estando en casa con mis hijos, que la política me agrada demasiado, además de que, como mi esposo trabaja en el mundo de los medios, quería hacer algo distinto, quería realmente enfocarme en algo mío y para mí, y encontré esta nueva pasión en ellos y en mi familia, llenando un espacio que quizás la moda jamás habría podido llenar.

 

¿Qué le aconsejarías a la gente que quiere entrar a este mundo?

Lo único que yo diría es que se necesita mucha tenacidad y confianza en una misma; yo fui asistente por mucho tiempo porque tenía miedo de hacerlo por mí misma, porque no tenía confianza en mí y mis habilidades, pero, si pudiera hablar conmigo misma de 20 años, le diría: aunque no triunfes ni te salga muy bien, ten confianza e inténtalo, porque si no sales de tu zona de confort no vas a tomar esos pasos que son tan necesarios para llegar a donde quieres llegar.

Christina Lewis, con uno de sus hijos. Fotografía: cortesía.
Rodrigo Estrada Hernández
Es estudiante de la Licenciatura en Periodismo y Comunicación Pública del ITESO.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *