¿Búscas algo?

El etiquetado frontal: una esperanza para México

Comparte esta publicación

El etiquetado frontal es una herramienta simple, práctica y eficaz que informa al público sobre productos que pueden dañar a la salud y que les ayuda a orientar sus decisiones de compras. A través de estas etiquetas es posible encontrar información importante sobre los contenidos de los alimentos y bebidas para poder elegir mejor y optar por opciones más sanas. De esta manera, es posible resolver las dudas de los consumidores sobre el contenido de los alimentos y reforzar su conocimiento en vista de su dieta y de su salud.

Pero veamos el asunto más de cerca: el Atlas Mundial de Obesidad publicado en marzo del 2022 estima que más de mil millones de personas en todo el mundo padecerán obesidad en el 2030. Incluso se calcula que 1 de cada 5 mujeres en el mundo y 1 de cada 7 hombres la padecerán. Asimismo, 13% de los niños y adolescentes se verán afectados por ella. Se calcula que la cifra se duplique en países de bajos recursos y medianos en dicho periodo.

En México, de acuerdo con cifras oficiales, el 70% de los mexicanos padecen sobrepeso y casi una tercera parte sufre obesidad, además de que dicho padecimiento se asocia principalmente con la diabetes y enfermedades cardiovasculares. Los hábitos alimenticios poco saludables y la falta de ejercicio ocasionan el 32% de las muertes en mujeres y el 20% en hombres de todo el país.

Una de las maneras de combatir este problema, en acuerdo con la Organización Panamericana de la Salud (OPS), es la aplicación de leyes y regulaciones para reducir la oferta y demanda de aquellos productos que contienen cantidades excesivas de nutrientes críticos. Uno de los instrumentos clave de política que se han comenzado a utilizar para regular dichos productos con el objeto de prevenir los malos hábitos alimenticios es la utilización de etiquetas frontales en los productos indicando a los consumidores que contiene cantidades excesivas de azúcares, grasas totales, grasas saturadas, grasas trans y sodio.

En México, el etiquetado para alimentos y bebidas no alcohólicas preenvasados de fabricación nacional o extranjera, que se comercializan en el país, es obligatorio de acuerdo con la NOM-051-SCFI/SSA1-2010, misma que es encargada de establecer la información comercial y sanitaria que deben contener los productos. Dicha norma entró en vigor el 1 de octubre del 2020.

También te puede interesar…

Bernardo Atxaga y la importancia de avivar una lengua

En la 20º edición del Festival de Cultura Universitario del ITESO y en el marco de “Guadalajara Capital Mundial del Libro” el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (ITESO) tendrá una charla presencial con el reconocido escritor vasco Bernardo Atxaga, quien además, es el escritor en euskera (vasco) más leído, traducido y premiado de la historia.

Asimismo, la NOM 051 establece las características de la información y establece un sistema de etiquetado frontal, advirtiendo a los consumidores de forma clara y veráz sobre el contenido de nutrimentos críticos e ingredientes que pueden ser un riesgo para la salud cuando se consumen en exceso.

El etiquetado en México se establece por cinco sellos de advertencia en forma de octágono, que señalan de manera clara, sencilla y visible cuando un producto contiene exceso de nutrimentos e ingredientes críticos como: calorías, grasas saturadas, grasas trans, azúcar y sodio.

Etiquetas utilizadas en México

Además, el etiquetado frontal incluye dos leyendas precautorias sobre el contenido de cafeína y edulcorantes, que no son recomendables para el consumo de niños y adolescentes. Asimismo, los productos pequeños, cuyo tamaño sea menor o igual a 40cm2, presentan “mini-sellos” que indican el número de ingredientes críticos que contiene y afectan a la salud.

También la NOM 051 prohíbe que los envases y productos contengan personajes infantiles, dibujos animados, celebridades, entre otros elementos interactivos que estén dirigidos a niños y niñas para incitar a consumir algún producto. 

La UNICEF México advierte que pese a los cuestionamientos por la implementación de medidas regulatorias para modificar los entornos para que sean más saludables, la mejor forma de entender el tema es abordar la problemática desde un enfoque de derechos: todas las personas tienen derecho a estar adecuadamente informadas y a la alimentación nutritiva que apoye a lograr el más alto nivel posible de salud.

El pionero del etiquetado frontal, al menos de la manera en la que se utilizó en México, fue Chile. Con base en la evaluación que hizo de la Ley 20.606 sobre la Composición Nutricional de los Alimentos y su Publicidad, misma que abarca el uso de un nuevo etiquetado frontal, el Ministerio de Salud del gobierno de Chile anunció en julio del 2018 que ya se habían obtenido algunos resultados positivos con dicha normatividad, la cual entró en vigor el 27 de junio del 2016. 

Pese a que en México se implementó dicha normativa hace ya casi dos años, aún no hay registros o datos que puedan afirmar o refutar el beneficio en la salud y la disminución de la obesidad a través de los sellos frontales; sin embargo, gracias a una investigación de CIPER Chile en alianza con Walmart, la cadena de supermercados más grande de Chile, a través de un convenio de confidencialidad lograron acceder a los datos innominados de las compras de alimentos del universo de consumidores entre mayo de 2015 a marzo de 2018 en todos los supermercados del país. Gracias a dichos datos se logró descubrir que disminuyó el 14 por ciento la compra de cereales para el desayuno, 25 por ciento las bebidas azucaradas y 17 por ciento los postres envasados.

Foto: Rodrigo Estrada

El éxito del caso chileno no quiere decir que en México vaya a tener el mismo efecto; sin embargo, existen condiciones para que la estrategia tomada por el gobierno de México pueda ayudar a disminuir los niveles de consumo de comida chatarra e impedir, quizá a largo plazo, muertes relacionadas con la obesidad y problemas cardiovasculares.

La obesidad y la mala alimentación en México son uno de los problemas de salud más importantes en el país. De acuerdo con el Instituto Nacional de Salud Pública, las bebidas azucaradas son responsables de más de 24, 000 muertes cada año. Entre hombres y mujeres menores de 45 años, las bebidas azucaradas causan 22% y 33%, respectivamente, de todas las muertes relacionadas con diabetes, enfermedad cardiovascular y obesidad en el país.

Comparte esta publicación