¿Búscas algo?

El Té de boba: historia mínima de una migración de sabores

Comparte esta publicación

 ¿Quién fue el genio?

No existe documentación oficial de su creación, pero como de muchas bebidas y alimentos tradicionales, existe una historia. En cuanto a fechas y lugares yace una disputa: por un lado, se cree que nació en el salón de té Chun Shui Tang en Taichung. Su fundadora, Liu Han-Chieh, comenzó a servir té chino frío después de observar que el café se servía con la misma temperatura en Japón, lo que descubrió durante una visita en la década de 1980. El gerente de desarrollo de productos de la compañía, Lin Hsiu Hui, dijo que creó el primer té de burbujas en 1988 cuando vertió bolas de tapioca en su té durante una reunión de personal y alentó a otros a beberlo. La bebida fue bien recibida por todos en la reunión, lo que llevó a su inclusión en el menú. Finalmente, se convirtió en el producto más vendido de la franquicia.

La otra historia cuenta que en 1986 en Tainan, un poco más al sur de Taiwán, Tu Tsong-he, propietario del salón de té Hanlin, preparó té con bocadillos tradicionales taiwaneses, además de bolas de tapioca blanca, que vio en el mercado local de Ah-bó-liâu. Esta combinación dió como resultado lo que hoy se conoce como “té de perlas”.

También te puede interesar…

Bernardo Atxaga y la importancia de avivar una lengua

En la 20º edición del Festival de Cultura Universitario del ITESO y en el marco de “Guadalajara Capital Mundial del Libro” el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (ITESO) tendrá una charla presencial con el reconocido escritor vasco Bernardo Atxaga, quien además, es el escritor en euskera (vasco) más leído, traducido y premiado de la historia.

Migración de sabores

Aunque su creación se puede reducir a la mezcla de té y dulces circulares gelatinosos, existe mucho más detrás de esta popular bebida. Si retrocedemos unos siglos en la historia, podemos encontrar que en Asia no era común la leche y el azúcar en el té y que fue en la colonización holandesa a Taiwán en 1624 cuando primero se introdujo esta combinación de sabores.

Del otro lado del mundo, en América del sur, 4000 años atrás, se comenzó a domesticar el cultivo de la yuca, una raíz tropical, también conocida como flecha brasileña. Gracias al dominio colonial japonés de esta zona a finales de 1800, se descubrió que era factible su introducción al continente asiático, lo que llevó al cultivo extensivo en el siglo XX en las Filipinas, India, Indonesia , hasta eventualmente llegar al resto de Asia y así implementar el almidón de la raíz en diferentes platillos ahora comunes en Asia.

En la década de 1990, el té de burbujas se extendió por todo el este y sureste de Asia con una popularidad cada vez mayor. En regiones como Hong Kong, China continental, Japón, Vietnam y Singapur. Durante este mismo periodo, inmigrantes Taiwaneses fueron incluyendo la bebida en menús de restaurantes en California, Estados Unidos, la cual fue recibida con éxito. Finalmente, en 2008 Daniela y Patricio Lombardo, abrieron la primera tienda de boba en México, que llamaron “Cassava Roots”, por lo que son considerados como los pioneros de la bebida.

Beneficios nutrimentales

Durante la Segunda Guerra Mundial, debido a la escasez de alimentos en el sudeste asiático, muchos refugiados sobrevivieron a base de tapioca. La planta de yuca se propaga fácilmente mediante el corte de tallos, crece bien en suelos con pocos nutrientes y se puede cosechar cada dos meses, aunque tarda diez meses en crecer hasta la madurez completa. La planta proporciona una gran cantidad de beneficios nutrimentales como:

  • Cuenta con un aporte de vitamina C y del complejo B
  • Dispone de fibra que reduce el apetito
  • Beneficia el sistema digestivo
  • Combate el estreñimiento
  • Proporciona almidón sin gluten, es un gran aliado para celíacos
  • Es rica en vitaminas C, k, B1, B2 y B5
  • Cuenta con un aporte de magnesio, calcio y potasio
  • Su bajo contenido en grasas lo hace idóneo para pacientes con sobrepeso
  • Es un alimento energético ideal para deportistas

La yuca, como otros alimentos, también contiene factores antinutricionales e incluso tóxicos cuando se consume en exceso. La principal preocupación son los glucósidos cianogénicos que contiene la planta, ya que durante la hidrólisis, estos liberan cianuro de hidrógeno (HCN). La presencia de cianuro en la yuca es preocupante para el consumo humano y animal. Es importante decir que la concentración de estos glucósidos antinutricionales e inseguros varía considerablemente entre variedades y también con las condiciones climáticas y culturales.

Línea de fondo

Existen críticos que denuncian la apropiación cultural que implica la comercialización global de este producto, pero es importante tener en consideración que la creación de esta bebida fue resultado de una combinación de tradiciones, conocimientos y experiencias culturales de diferentes continentes, y su nacimiento no hubiera sido posible sin esta hibridación.

Por lo demás, el té de boba no ha pasado de moda, y no lo hará por mucho tiempo. Esto lo podemos atribuir a su capacidad para adaptarse a nuevas tendencias gastronómicas y su gran versatilidad de sabores que ofrece a cualquiera que lo pruebe una experiencia única.

Comparte esta publicación

Tags