El ensayo Pornotopía (2010) de Paul B. Preciado repasa la curiosa historia del célebre imperio de chicas desnudas que construyó Hugh Heffner pero que, en su origen, iba más allá de las fotos de desnudos: pretendió la construcción de una identidad de hombre moderno a partir de una arquitectura muy específica.

En la Opinión deEscucho y Hablo

ESCUCHO Y HABLO |
Playboy y la pornotopía |
por Rodrigo Sosa

Rodrigo Sosa
pc715391@iteso.mx


Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *