El Grito del presidente, en la noche del 15 de septiembre, incluyó una invocación para los pueblos indígenas que recuerda un viejo problema del Estado mexicano: su práctica de absorber las identidades originarias presentes en el país, en lugar de nombrarlas y darles un lugar singular.

En la Opinión deEscucho y Hablo

ESCUCHO Y HABLO
Un Grito para un México mestizo | por Fernanda Lattuada

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *