“Los hombres todavía están un poco renuentes a la vasectomía y esto es parte de la poca información que se tiene. Entonces si hubiera más difusión, tal vez habría un poco más de posibilidad de que esta aumentara”, opinó Héctor González Alcalá, ginecobstetra del Hospital Civil.

Reportajes

Hacia la responsabilidad reproductiva sexual: anticonceptivos masculinos

Podcast

Video

Por una falta de perspectiva de género, la responsabilidad de la anticoncepción en las relaciones sexuales recae casi siempre en la mujer por una tendencia a crear preservativos únicamente para ellas, exentando la participación activa de los hombres en este proceso. En temas de salud reproductiva y sexual, prevalece aún una cultura machista. 

En Jalisco sólo el 0.2 por ciento de los hombres en edad reproductiva (15 a 49 años) se han realizado la vasectomía durante los últimos siete años; es decir, en el estado se han realizado 7 mil 810 vasectomías, esto según la base de datos de la Clínica del Varón de la Secretaría de Salud Jalisco. En el estado, hay de 4 millones 105 mil 236 hombres.  

La vasectomía es un método anticonceptivo permanente o definitivo para el hombre que ya tiene el número de hijos deseado, y que recibió previamente consejería. 

Consiste en una pequeña operación que se realiza sin bisturí, con anestesia local, haciendo una punción en la piel de la bolsa escrotal por arriba de donde se encuentran los testículos, a través de la cual se localizan, ligan y cortan los conductos deferentes, sitio por donde pasan los espermatozoides.

La vasectomía sin bisturí sólo impide el paso de espermatozoides, los cuales se siguen produciendo, pero son absorbidos por el organismo.

Información del Instituto Mexicano del Seguro Social.

 “Los hombres todavía están un poco renuentes a la vasectomía y esto es parte de la poca información que se tiene. Entonces si hubiera más difusión, tal vez habría un poco más de posibilidad de que esta aumentara”, opinó Héctor González Alcalá, ginecobstetra del Hospital Civil. 

Según Claudia Martínezginecóloga y asesora en sistemas de salud en IPAS México (organización dedicada a fomentar la salud sexual y reproductiva) desde los años 70, los estudios sobre métodos anticonceptivos fueron dirigidos a las mujeres por la facilidad de controlar la liberación de un óvulo en comparación a los millones de espermas que produce un hombre.  

Sin embargo, para Claudia, con la tendencia de las nuevas masculinidades, se han comenzado a desarrollar nuevas alternativas para que los hombres también tengan participación en la responsabilidad de la anticoncepción.

Al ser métodos en desarrollo, los expertos coinciden en que la inyección aún no será una realidad en México. Por ello, el condón y la vasectomía sin bisturí son las dos opciones más importantes en materia de anticoncepción masculina 

Tus infecciones: las afectaciones 

Más allá del desarrollo de nuevos métodos anticonceptivos, existen barreras culturales que aún hay que romper para equilibrar la carga de la anticoncepción a la mujer. 

A pesar de los intentos por desarrollar métodos para los hombres, como la pastilla anticonceptiva, según la sexóloga Claudia Horner especialista en psicoterapia y educación sexualla cultura ha fomentado la carga de la anticoncepción a la mujer. 

Así mismo, coincidió Claudia Martínez de IPAS México: “Cuando se hicieron esos estudios algunos (hombres) desistieron su participación al percibir los efectos secundarios, mismos que sentimos nosotras como dolor de cabeza, náuseas, incomodidad, etc.”  

Además de la falta de participación en la anticoncepción por parte del hombre, existe una falta de cultura de prevención y chequeo de salud sexual, algo que representa un riesgo a la salud para ambos, aunque siempre es la mujer la que las lleva de perder. 

 

Como ocurre con la transmisión del Virus del Papiloma Humano (VPH) que, según Claudia Horner, tiene mayor incidencia en las mujeres porque en ellas sí se desarrolla hasta un cáncer cervicouterino.  

“Aunque los hombres no manifiestan síntomas, son portadores. Esto significa que si tienen relaciones sexuales sin protección no solo se lo pueden pasar a su pareja, sino que en ella puede escalar hasta un cáncer cervicouterino”, explicó Claudia Horner.  

El cáncer cervicouterino, también conocido como cáncer de cuello de la matriz, es un tumor maligno que inicia en el cuello de la matriz 

Información del Instituto Mexicano del Seguro Social 

Sin embargo, la promoción de la vacuna de este virus está destinada principalmente para las mujeres; así se dio a conocer en el reportajeIrregular e ineficaz la apuesta del gobierno mexicano para combatir la epidemia de VPH donde se evidenció que la campaña que pretendía reducir la tasa de incidencia del VPH fracasó porque la vacuna se aplicó mayoritariamente a mujeres, olvidando que los hombres son los principales portadores del virus. 

Según datos de la Secretaría de Salud Jalisco, en los últimos siete años, 17 mil 933 personas se infectaron del Virus del Papiloma Humano; sin embargo, en este dado a conocer no se especificó cuántos de estos casos son hombres y cuántos mujeres. A nivel nacional, el VPH es considero como una epidemia viral.

Un cambio y perspectiva de género  

“No es un problema de desinformación, porque información hay mucha. En lo que hay que trabajar es en la formación.” De enseñar que la responsabilidad sexual no es de uno solo, sino de ambas partes. De más programas de prevención enfocado a hombres y mujeres, a dejar de orientar la anticoncepción hacia la mujer”, agregó Claudia Horner.  

Para Ramón Barajas Morfin, encargado general de la Clínica del Varón, en la cultura mexicana la mujer es la que va al ginecólogo desde que comienza su vida sexual pero el hombre no atiende a un urólogo a menos de que ya presente un malestar. 

“El hombre tradicionalmente se ve como el portador de la casa, como el fuerte. Por eso no vienen a la clínica, por eso les da miedo realizarse los procedimientos de prevención. Esto va cambiando poco a poco, se ha visto que cada vez más hombres vienen a checarse”, opinó Ramón Barajas.  

Además, es también un tema de reeducación y de reorientación con perspectiva de género en la salud sexual, ya que según Claudia Martínez: Es un tema compartido pues no únicamente se limita a si la mujer decide o no utilizar un método anticonceptivo, sino que haya una participación activa de parte de los hombres”. 

Expertos coincidieron en que la llegada de una inyección anticonceptiva masculina podría significar la equidad en la responsabilidad de la salud reproductiva y una mayor participación de los hombres, así como una mayor atribución de las Infecciones de Transmisión Sexual; sin embargo, el mayor cambio tiene que estar en la deconstrucción de la cultura machista en México.   

Fotoreportaje

Reportaje realizado por:
Texto por Ana Paula Carbonell y Fernanda Lattuada
Video por Aída Aguilar y Emilio Vez

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *