Los intereses políticos del Gobierno estatal han chocado con las necesidades comunicación pública en torno a la pandemia, afirma el académico Juan Larrosa; su propuesta: un cambio de portavoces, cooperación entre instituciones y no “cerrar la llave” de información

Reportajes

Menos política y más estrategia ciudadana, la comunicación sobre Covid que necesita Jalisco

Por: Goretti Hernández e Isabella Jiménez Robles

Guadalajara, Jalisco, 17 de marzo de 2021.- Desde 2020, con la llegada de la pandemia de Covid 19 al estado, la Secretaría de Salud Jalisco ha publicado datos para informar a la población acerca de los números de contagios, ocupación hospitalaria y defunciones. El viernes 12 de febrero, con un breve comentario en medio de su discurso sobre el nuevo Plan Jalisco 2021, el gobernador Enrique Alfaro anunció el fin de esta medida de transparencia informativa.

“Mi opinión es que es una medida negativa”, comenta Juan Larrosa, doctor en medios y comunicación, quien trabaja como profesor e investigador en el Departamento de Estudios Socioculturales del ITESO.

Cuando cierras la llave de esa información tampoco puedes hacer una evaluación o un seguimiento crítico sobre las políticas públicas y las decisiones del gobierno respecto a la crisis sanitaria. Me encantaría conocer los argumentos reales o técnicos, pero yo no veo ningún beneficio a la medida y, por otro lado, le veo muchos perjuicios”.

Larrosa es el coordinador general de ETIUS: Observatorio de comunicación y cultura. Se especializa en temas de comunicación política y derecho a la información y ve con preocupación el cambio en esa política del Gobierno estatal.

“La consecuencia es que no vamos a tener una idea de cómo se está desarrollando la pandemia”. La estrategia ideal, plantea Larrosa, sería conocer los datos de diagnóstico en tiempo real, al menos en la medida que lo permitan las cuestiones técnicas. Es decir, proveer estimaciones de los resultados positivos y de los casos de recuperación. De esta forma, los periodistas podrían reportar las circunstancias de la enfermedad al momento “y, por otro lado, las personas podrían tomar decisiones sobre su propio comportamiento”.

Por el contrario, la decisión de no publicar los indicadores semanales “contraviene a las buenas prácticas que se han propuesto desde organizaciones internacionales como la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la misma Organización Panamericana de la Salud (OPS) en términos de comunicación pública en un momento de crisis como éste (…) El criterio en ese tipo de situaciones es de máxima transparencia y de una comunicación constante con la ciudadanía”.

La OPS brinda como medida de comunicación pública en esta pandemia la llamada “comunicación de riesgo” (ver gráfico).

Manejo comunicativo en Jalisco

Respecto al manejo de la pandemia a nivel de comunicación pública en el estado, Larrosa opina “que no ha sido el mejor de los ejercicios”.

El secretario de Salud, Fernando Petersen Aranguren, “prácticamente ha estado ausente en términos de la comunicación y la discusión pública de la pandemia en Jalisco. La última vez que yo recuerdo que salió fue muy a principios de la pandemia, especialmente en videos que realmente eran más bien políticos y propagandísticos”.

Por el contrario, las recomendaciones de organizaciones internacionales proponen que el encargado de compartir la información sea un científico o un doctor, como fue el caso del subsecretario Hugo López-Gatell a escala federal. Mientras tanto, en Jalisco, el gobernador Enrique Alfaro se encargó del rol de mensajero, además, con métodos poco adecuados que han comprometido la credibilidad ante la población; por ejemplo, que al principio de la pandemia la utilizara como estrategia propagandística.

“Algo que se le ha criticado mucho es que tuvo un tono que no ha ayudado mucho. Es el tono del papá regañón que le echa siempre la culpa a los ciudadanos, diciéndoles que no hacen lo que tienen que hacer (…) Ha sido un tono muy poco autocrítico; habla de todos los logros y de cómo Jalisco ha sido, desde su punto de vista, de los territorios en donde mejor se ha gestionado la pandemia”. En este tipo de intervenciones, Alfaro ha mezclado “una confrontación abierta con el gobierno de la República, lo cual lo mete en una discusión política y no técnica”.

La alternativa que propone Larrosa reside, precisamente, en garantizar cooperación entre instituciones de gobierno y universidades para generar información completa y actualizada, centrada en los ciudadanos, y con voceros de origen médico alejados de la coyuntura de disputa electoral.

Puntos de mejora
  • Cooperación entre dependencias locales y federales con universidades.
  • Generación de un sistema único de información epidemiológico entre los gobiernos y la Universidad de Guadalajara, que favoreciera un monitoreo diario y transparente con base en lo que ya exige la ley.
  • Designar a un médico como vocero, y blindarlo contra las estrategias de comunicación del gobernador, “esta idea muy autoritaria de estar regañando a las personas, de politizar los mensajes”. Menos cuestiones políticas y más política pública.
  • Diseñar una comunicación persuasiva en cuanto a medidas de contención como el distanciamiento social y el uso de cubrebocas, pero también una estrategia para informar a la mayor cantidad posible de jaliscienses.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *