Fósiles de armadillos gigantes, ratas colosales o tigres dientes de sable son solo algunos de los primeros atractivos de este recinto, que invita a que gente de todas las edades reflexione sobre las transformaciones de nuestro mundo y las responsabilidades que tenemos para el futuro

Reportajes

Museo de Paleontología: el sorprendente retrato de nuestro pasado

Por: Ana Paula Carbonell, Brince Tapia y Diana Alonso

¿Sabías que en el Museo de Paleontología de Guadalajara puedes ver el fósil de un gonfoterio? Un pariente del mamut, encontrado en el lago de Chapala hace 20 años. El Museo de Paleontología es un espacio para conocer sobre las criaturas prehistóricas que habitaron Jalisco hace miles de años. Aunque no hay dinosaurios, hay restos de roedores gigantes llamados capibaras, de armadillos tan grandes como un vocho y tigres diente de sable.

En TikTok hicimos una breve introducción al Museo de Paleontología, y en este artículo ahondaremos en este lugar lleno de ciencia e historia.

Lo que encuentras en el museo es la colección personal del ingeniero Federico Solórzano, jalisciense apasionado por la prehistoria que dedicó su vida a viajar por todo el mundo para recolectar y estudiar fósiles, piedras y minerales. Incluso en la oficina del museo hay una pared entera llena de frascos de arena, con etiquetas que dicen “Israel”, “Arena del volcán Popocatépetl”, “Ghana” y de muchos otros lugares en los que el doctor recogió parte de su colección.

El museo fue la forma en la que Solórzano quiso compartir al mundo sus hallazgos. Estos fósiles son de seres que estuvieron enterrados hace más de 10 mil años después de morir. Debido a la dedicación por preservarlos, están hoy para que los podamos contemplar. Es una ventana al pasado que nos recuerda lo efímeros que somos. “Uno de los objetivos principales del Museo de Paleontología es que las personas reflexionen todo lo que tuvo que pasar para que estemos aquí y la responsabilidad que tenemos con el futuro”, dijo la directora del museo, María Isabel Orendáin.

El museo está dirigido por personas apasionadas por la ciencia, incluyendo a uno de los cuatro paleontólogos que hay en Guadalajara, Ricardo Aguilar, que además es curador del museo.

Lo fascinante de los museos de ciencia son las oportunidades para conectar con otras personas. Es para todas y todos, muestra fenómenos de nuestro alrededor de forma comprensible, la ciencia accesible. Tienen actividades para todas las edades: coloquios, diplomados, cursos, eventos especiales.

Los fósiles expuestos incluyen un cráneo de un felino dientes de sable. Fotografía: Ana Paula Carbonell.
Uno de los espacios del museo reconstruye los yacimientos de fósiles de Jalisco. Fotografía: Ana Paula Carbonell.
Entrada al Museo de Paleontología de Guadalajara. Fotografía: Ana Paula Carbonell.

Aunque su financiamiento viene del gobierno, en específico de la Dirección de Cultura del Ayuntamiento de Guadalajara, siempre buscan hacer alianzas con instituciones que compartan su enfoque. Algunos de ellos son la Universidad de Guadalajara, apicultores, el Zoológico de Guadalajara y sociedades científicas. Buscan crear una comunidad que apoye todo tipo de proyecto que difunda la ciencia.

En octubre de 2021, además, son evidentes las medidas para reabrir puertas al público después de haber cerrado durante casi un año por el covid-19. El uso de cubrebocas es obligatorio y se estableció un cupo limitado para que se pueda mantener distancia dentro del establecimiento.

El museo cuenta con varias salas llenas de huesos, minerales, fósiles… hasta un meteorito que tiene más de 4,500 millones de años, la edad de nuestro sistema solar. También tiene una exposición temporal sobre las bacterias y virus llamada Microcosmos.

El mejor horario para visitar es durante la mañana, ya que es menos probable que haya mucha gente y tengas que esperar para entrar. Vale la pena conocerlo, romper el estigma de que los museos que no son de arte son aburridos, reflexionar un poco de nuestro pasado y de los seres que habitaron esta tierra antes que nosotros.

1 Comment

  1. […] Lee más: Museo de Paleontología: un sorprendente retrato de nuestro pasado […]

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *