La tragedia del incendio de 2010 en una prisión de Chile, y la impunidad posterior al caso, es el centro de esta cinta que reclama sensibilidad ante la negligencia de las autoridades de ese país

Reportajes

Retratan el color rojo del cielo en un documental

Por Ana Paula Carbonell

81 hombres murieron a causa de un incendio en una prisión de alta seguridad en Chile. El cuarto piso, con alrededor de 100 presos, se incendió la madrugada del 8 de diciembre de 2010 durante horas, sin que las personas pudieran salir. Las autoridades de la prisión fueron negligentes, además de que no estaban entrenadas para una situación de emergencia como ésta. Años después, sigue sin haber algún tipo de reparación de daños para los familiares de las víctimas o consecuencias para los responsables.

¡Abran las puertas!

¡Nos estamos quemando!”

  • Hasta ahora solo los familiares de las víctimas y los sobrevivientes del accidente habían visto el documental. El estreno internacional de El cielo está rojo tuvo lugar el 6 de octubre de 2021 en el Festival de Cine de Guadalajara, donde está nominado en la categoría de Largometraje Iberoamericano Documental. Tendrá varias funciones en Cinemex Plaza Patria.
Una escena de El cielo está rojo. Imagen: cortesía FICG.

El documental El cielo está rojo de Francina Carbonell recopila todos los videos y evidencia del caso del incendio de 2010 que se usó en la carpeta judicial de investigación en contra de las autoridades de la prisión. Vives, junto con Chile de ese año, la incertidumbre, la desesperación de ver un edificio arder en llamas, con gente gritando que no recibe ayuda.

La dignificación de las personas presas es un problema en muchos países; éste es un caso extremo que muestra esa falta de dignidad. Ves a los presos gritar por ayuda, ves cómo los guardias les gritan groserías de regreso, les dicen “Pues dejen que se quemen, los bastardos”. Ves las mentiras que dicen las autoridades para esconder su rol en la catástrofe, que no debió haber costado la vida a 81 de las 100 personas ahí.

“Para mí, lo más importante para no caer en revictimización es acercarme al caso, aceptar mi subjetividad; al conocer a las personas, adentrarme en la historia, y tomarla por lo que es”, cuenta la directora Francina Carbonell.

Ana Paula Carbonell Díaz
Estudiante de la Licenciatura en Periodismo y Comunicación Pública.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *