En la Opinión deSobrenatural

SOBRENATURAL | Acicate de amor para un rebelde |
por Carlos Rosas

Acicate de amor para un rebelde

Primera parte.

Pedro Rodríguez Lomelí (1899-1991) fue maestro normalista y médico; en su juventud participó en la lucha política y disputó la gubernatura de Jalisco; fue también escritor, editor y… un brillante médium de Guadalajara.

El doctor Rodríguez escribió el primero de noviembre de 1935:

“Si llevas tu fin por destino sobre el destino de los demás, no serás el verdadero portador del amor. Necesitas que tu destino se sume con el destino de los demás, para que por el sabio sufrir seas fuente de amor a los demás”.

Esta sentencia pertenece a uno de los 51 textos que conforman el primer volumen del Libro del amoroso y bello pensamiento, redactado con los ojos cerrados y sin pensarlo. A esta forma de escritura automática suele llamársele psicografía entre los espiritistas; en palabras del propio doctor, los escritos son fruto de la autosugestión, de la telepatía o de la revelación.

Dos semanas después, el 15 de noviembre, se realizaba en un juzgado civil la tercera y última audiencia del juicio de divorcio del doctor y su primera esposa, según lo consignó El Informador al día siguiente.

Sin saber que en el futuro sería su colaborador –a este diario el doctor dedicó 51 años de su vida, primero como editorialista (1939-1982), luego como responsable de la sección literaria dominical (1944-1990)–, el rotativo informó variados hechos del joven Pedro Rodríguez.

Sabemos, por ejemplo, que el entonces estudiante de la Escuela Normal de Maestros “pronunció un vibrante discurso” en el homenaje ofrecido a don Manual López Cotilla, el 27 de octubre de 1919.

La edición del 12 de marzo de 1923 incluye una nota sobre la publicación del libro El cultivo del dibujo en la escuela primaria, del ya profesor normalista y ahora estudiante de medicina, y de Ixca Farías, entonces director del Museo de Bellas Artes (Regional de Guadalajara).

En un “remitido” de la Liga Feminista número 1, adherida a la resistencia del gran Partido Socialista de Occidente, publicado el 8 de agosto de 1926, el profesorado jalisciense, así está consignado, vocifera acusaciones contra el exgobernador Zuno y Pedro Rodríguez Lomelí, “político mendaz que sueña con una curul”.

A través de una breve nota podemos saber de la titulación como médico, cirujano y partero del maestro Rodríguez, el 24 de octubre de 1927; entre sus padrinos figuraron sus amigos José Guadalupe Zuno y Carlos Stahl.

En el Libro del amoroso y bello pensamiento, publicado en 1936 por Ediciones Botas, el doctor nos cuenta:

“Guadalajara entera sabe mi ideología forjada al calor de la contienda revolucionaria y endurecida en la lucha continua, aun en la lucha política a la que he entrado en varias ocasiones. Mi pensamiento se inclinó diario hacia el materialismo y hacia la rebeldía y el combate”.

A contrapelo de sus ideas, como él mismo lo formula, recibe de un intangible y preciso comunicante esta proposición, incluida en el primer volumen de su libro:

“Llena tu corazón de amor a todo: a la naturaleza, a los hombres, a las bestias, a los esplendorosos lugares del cielo, a las regiones de la verdad, a los pequeños y a los grandes, a todo lo que alienta y existe, y entonces verás en ese amor lo que no sabes de él”.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *