En la Opinión deSobrenatural

SOBRENATURAL |
El manual espírita de Madero (2) | Carlos Rosas

Carlos Rosas
carlosfernando.rosas
@gmail.com

El manual espírita de Madero 

II.Luz a la conciencia

Carlos Rosas 

 

La Junta permanente del Segundo congreso espírita de México fue la encargada de publicar, en 1911, el compendio espiritista que escribió Francisco Ignacio Madero González, bajo el seudónimo de Bhima. Al inicio de la obra y con acuerdo expreso del autor, se asienta que el Manual espírita pertenece a la Junta, quien detenta los derechos de reproducción y traducción. 

Si Madero convocó a la lucha cívica en La sucesión presidencial en 1910libro terminado pocos meses antes que el manual, donde afirmó que la “libertad es un bien precioso solo concedido a los pueblos dignos de disputarla, a los que la han sabido conquistar luchando valerosamente contra el despotismo”, en el Manual espírita los deseos de su autor se verán colmados si lleva luz a las conciencias; paz y tranquilidad a los corazones” sirviendo para “enjugar muchas lágrimas, para guiar muchas almas por el sendero del bien”. 

El manual, de 85 páginas, tras la dedicatoria y la introducción se compone de seis capítulosBreve exposición de la doctrina espírita, Parte histórica, Fenómenos en que se funda el espiritismo, Parte filosófica, Moral espírita y Resumen. El pequeño tratado intenta ser didáctico, se estructura de principio a fin con preguntas y respuestassimplificando y ofreciendo múltiples ejemplos de situaciones, conductas y prácticas. 

El punto inicial del manual fija la esencia de la doctrina: 

“El espiritismo es la ciencia que se ocupa en investigar las fuerzas del espíritu humano, su pasado antes de venir a este mundo y su suerte cuando lo abandone.” 

Sobre las fuerzas de las que dispone el espíritu del hombreBhima anota: 

“Enormes son tales fuerzas. Os citaré en primer lugar la inteligencia y la voluntad, las cuales, combinadas al servicio de espíritus superiores, pueden transformar al mundo, como de hecho lo han transformado Buda, Moisés, Cristo y otros muchos grandes hombres.” 

La reencarnación es un asunto central en la enseñanza espírita, donde se afirma que la vida del espíritu es eternasu origen “se pierde en la noche de los tiempos, y su porvenir es glorioso y eterno”. Reencarnar en esta tierra será necesario una y otra vez hasta que se adquieran los conocimientos y se desarrollen las virtudes necesarias para “pasar a un mundo superior”. 

En el capítulo 3 se detalla lfenomenología espírita más relevante, dividida en dos grandes categorías, a saber: los fenómenos anímicosproducidos por las fuerzas propias del alma (el hipnotismo y la telepatía, por ejemplo) y los propiamente espíritas, que corresponden a los espíritus desencarnados en unión con el médium (la escritura mecánica del médium, la escritura directa del desencarnado, el movimiento de objetos, mediumnidad auditiva y de encarnación, etcétera). 

Francisco Ignacio Madero, Bhima, logró ser médium escribienteentre otros espíritus, se comunicaban con él su hermano Raúldesencarnado cuando niño en un doloroso accidente, y José, consejero cuando acometió la preparación y redacción de la Sucesión presidencial en 1910 

En los siguientes capítulos del manual, Madero desarrolla tópicos tan diversos como la teoría sobre el periespíritu, del desdoblamiento, la organización de la materia y la moral espírita, en la que precisa: 

“El espiritismo afirma que la única verdadera felicidad se encuentra en el cumplimiento del deber, o sea de la ley divina, resumida por Jesucristo en las siguientes palabras: amaos los unos a los otros.” 

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *