En la Opinión deSobrenatural

SOBRENATURAL |
El viaje de Plutarco (3) |
por Carlos Rosas

Carlos Rosas
carlosfernando.rosas
@gmail.com

Tercera parte: Las vueltas de la vida

Para comprender el encuentro entre el general Plutarco Elías Calles y el doctor Pedro Rodríguez Lomelí en el Instituto de Investigaciones Síquicas (IMIS), hay que recordar el desafío que le hizo el doctor al general en las elecciones de 1932 para gobernador de Jalisco. Recuérdese además al general Sebastián Allende, ungido por el jefe máximo para esta elección, aplastando a sus oponentes y ser acompañado en la toma de posesión del cargo, claro está, por el general Calles, además de los generales Lázaro Cárdenas y Joaquín Amaro, por si faltase algún respaldo. Tal vez ante esta fotografía el doctor Rodríguez sintiera algún estremecimiento.

Seis años después, por intermediación de Ixca Farías, el doctor Rodríguez fue presentado a don Rafael Álvarez y Álvarez, fundador del Círculo de Investigaciones Metasíquicas de México, configuración previa del IMIS. Así lo sabemos por una carta del 25 de agosto de 1938, de don Rafael al hermano Ixca, donde le comunica su complacencia por una próxima invitación del doctor al círculo y donde también comenta el Libro del amoroso y bello pensamiento, del cual dice, “es valiosísimo como un testimonio sólido de estos fenómenos”.

El encuentro entre el doctor y el general se dio en la sesión del 14 de mayo de 1942. Procedente de Guadalajara, Rodríguez Lomelí llegó a la Ciudad de México el mismo día de la reunión, pasaron a recogerlo al hotel don Rafael y su esposa.

Cuando llegamos a la casa no había aún ningún invitado concurrente a la sesión, pero a los pocos minutos llegó el general Calles. Me presentaron con él. Yo temía que me reconociera, por los antecedentes políticos que habíamos tenido años atrás, en los que fui su opositor en Jalisco. […] No me reconoció. Me pidió que le contara mi experiencia sobre el espiritismo. Me condujo a un cenador que había en medio del jardín-bosque de aquella mansión”.

La conversación fue larga, según lo anota el doctor Rodríguez en su libro Mi experiencia sobre espiritismo y parapsicología. Él le contó de Botitas y de su anunciada manifestación en la sesión que estaba por iniciar.

Después de cenar, los doctores Rodríguez y Pagenschester revisaron al médium Luisito, cerciorándose que no tuviera ningún artilugio escondido, dado que había sido acusado de timador por Carlos María de Heredia, un sacerdote jesuita invitado con anterioridad al IMIS. Solo encontraron que el médium tenía una rodilla “anquilosada” por un tumor.

Antes de entrar a la sesión, el doctor Rodríguez le dijo al general Calles que ya se conocían, haciendo memoria de las elecciones de 1932; además le recordó su amenaza en Cuernavaca.

Al oír esto, el general Calles se inmutó y se puso inquieto. Inmediatamente se aportó de mí y vi que se dirigió al general Tapia y a otro de los asistentes y les habló en secreto. Comprendí que les estaba dando instrucciones respecto a mí”.

Todo se resolvió en paz. Para tranquilidad del expresidente, Tapia y el otro comisionado se sentaron uno a cada lado del doctor, sujetándolo de las manos mientras se hacía cadena en la sala completamente a oscuras. Luego vinieron los espíritus, se coló Botitas para molestia de la organización y el médium terminó en estado cataléptico. Pero hubo reconciliación entre el general y el doctor: sellaron su amistad con el espiritismo.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *