Cientos de personas acudieron al módulo del ITESO para recibir la vacuna contra la Covid 19; las autoridades comenzaron tarde y el día incluyó una larga fila bajo el sol, muchas discusiones, quejas por el desorden y espontáneos esfuerzos de los propios ciudadanos por ayudar a organizar la jornada; a las siete de la noche ya había personas dispuestas a acampar en el sitio para alcanzar su turno por la mañana del martes

Reportajes

Sufren larga jornada y desorden, pero cumplen con la vacunación

Con información de Daniela Barba, Andrés Nuño, Emilio Ochoa y Karla Noemí Rocha

 

Guadalajara, Jalisco, 8 de marzo de 2021.- El primer día de vacunación contra la Covid 19 para residentes del municipio de Tlaquepaque fue bastante largo: aunque los carteles de las autoridades federales y estatales decían que la jornada de vacunación se extendería de 8:00 am hasta las 15:00 horas, en realidad comenzó por la noche del domingo 7 de marzo y no terminó hasta bien entrada la noche del lunes 8 de marzo.

Al menos así pudo verse en módulos de vacunación como el que se instaló en el campus del ITESO, en Periférico Sur, en donde las primeras personas que esperaban a recibir la vacuna se instalaron afuera del ingreso a esta universidad desde la noche del domingo.

La espera fue lo suficientemente prolongada como para que apenas a las 10:00 de la mañana llegaran las vacunas en hieleras. Igual que otras personas, la señora Lourdes Gómez, de 61 años, denunciaría la explicación que escuchó: que los funcionarios que iban a “tomarse la foto” decidieron atender primero el acto oficial en otra sede, y no fue sino hasta después que enviaron al Ejército con los lotes de vacunas al resto de los 26 módulos del municipio.

A esa hora la fila de quienes esperaban el medicamento ya le daba la vuelta a medio ITESO, desde su calle de ingreso principal hasta Periférico y Padre Xavier Scheiffler, y luego por esta calle hasta Independencia.

Bajo un sol que caía a plomo desde temprano y entre paseos imparables de personas que llevaban café, botellas de agua y comida de los comercios cercanos, la espera también se vio marcada por discusiones y quejas: gente que se acusaba de colarse en la fila, otros que reclamaban a los “servidores de la nación” –empleados de la Secretaría de Bienestar federal– por no ser claros con el reparto de las fichas, quejosos que exigían ver al rector del ITESO para reclamarle por la mala organización de la mañana.

En medio de todo eso, continuamente, la fila fue un laboratorio para romper la “sana distancia”, aunque era raro observar personas sin cubrebocas.

La universidad, a través de su oficina de Comunicación Institucional, aclaró que no fue responsable de la logística de la jornada, sino que se limitó a ofrecer el campus como sede, equipado con poco más de mil sillas, 3,500 metros cuadrados de toldos y techos para la atención de los vacunados, más baños temporales y los fijos del campus y, con ello, su personal y equipo de desinfección de espacios y objetos.

A las 19:00 horas de este lunes, todavía unas decenas de personas esperaban en el interior del módulo de vacunación, distribuido entre el estacionamiento exterior del campus y los edificios más cercanos, para completar el protocolo del día. Algunas personas habían ingresado desde las 16:00 horas y aún no podían salir; los que ya iban camino a sus autos o iban rumbo a la parada de camión del Periférico –vialidad afectada además por las obras del Metrobús– contaban, sin embargo, que estaban satisfechos y aliviados de haber dado el primer paso rumbo a la protección contra la pandemia.

“Por mí sí valió la pena la espera”, dijo el señor Francisco Guzmán, de 62 años, que estaba a punto de subir el puente peatonal para pasar al otro lado de Periférico, pero se dio tiempo de recomendar a los escépticos que atiendan la convocatoria: “Tengo un año encerrado en mi casa con miedo de contagiar a mis familiares y, a lo mejor, con esto se acaban todos esos problemas. No le hace que uno se tarde todo el día: que vengan a vacunarse, por favor”.

¿Va usted a vacunarse hoy?

Llegue temprano. Las personas que anunciaron que acamparían desde la noche del lunes, para vacunarse en los primeros lugares este martes 9 de marzo, dijeron que “servidores de la nación” prometieron que las fichas se repartirán desde las 6:00 y hasta las 8:00 am.

Infórmese solo con canales oficiales, como la que ofrece la Secretaría de Salud Jalisco. Una solicitud importante es llevar todos los documentos requeridos (clic a la imagen).

Desayune. Es importante llegar en buen estado físico al momento en que le pondrán la vacuna.

Prepárese para una jornada larga. Aunque se prometió mejor organización a partir de este martes, el protocolo de vacunación implica al menos una hora por cada persona, pues incluye un periodo en que se vigila que no haya efectos secundarios.

Sea amable. Las mejores experiencias de este lunes incluyeron solidaridad y respeto entre ciudadanos que se apoyaron y prestaron sillas o sombrillas a quienes más las requerían.

En sillas de ruedas, algunos con bastones, muchos acompañados de un familiar, más de mil adultos mayores asistieron al campus del ITESO en el primer día de vacunación para residentes de Tlaquepaque. Fotografía: Daniela Barba/380GDL.
A las 9:00 am, así lucía la fila afuera del campus: desde su ingreso principal y Periférico hasta la calle Padre Xavier Scheiffler; una hora después llegaba hasta la calle trasera, Independencia. Fotografía: Iván González Vega/380GDL.
Los ciudadanos fueron organizándose con sillas y sombrillas a lo largo de la banqueta del ITESO en el Periférico. Fotografía: Karla Noemí Rocha/380GDL.
Desde temprano el personal de las dependencias organizadoras (la Secretaría de Bienestar federal y la de Salud Jalisco) tuvo que ofrecer explicaciones a las quejas ciudadanas. Fotografía: Iván González Vega/380GDL.
Personal de la Secretaría de Bienestar, los llamados "servidores de la nación" con chalecos cafés, fueron los más requeridos por los ciudadanos al denunciarse los problemas de logística. Fotografía: Daniela Barba/380GDL.
Los convocados a la vacuna debieron mostrar sus documentos para lograr la ficha y poder entrar. Fotografía: Emilio Ochoa/380GDL.
La espera ya en el centro de vacunación podía extenderse más de dos horas para algunas personas, entre el registro completo de sus datos y del lote de la dosis y la observación médica después de la aplicación. Fotografía: Daniela Barba/380GDL.
El personal de la universidad se encargó de desinfectar áreas y materiales periódicamente. Fotografía: Karla Noemí Rocha/380GDL.
Personal de Salud y del campus estuvo al pendiente de posibles problemas entre los convocados. Fotografía: Daniela Barba/380GDL.
El campus universitario ofreció desinfección, gel antibacterial, toldos y baños e incluso algunas botellas de suero con electrolitos. Fotografía: Daniela Barba/380GDL.

HORA POR HORA EN EL PRIMER DÍA

8:00 am

Hora oficial en que debía haber comenzado la vacunación. Algunas personas acampaban fuera del campus desde 12 horas antes inclusive.

 

9:30

Se registran algunas discusiones entre las personas formadas en el ingreso al centro de vacunación, por desacuerdos en cuanto a quiénes estaban primero en la fila.

 

10:00

Personal de la Secretaría de Salud llegan con las hieleras con vacunas en vehículos oficiales e informa que son las primeras dosis por dar en el día. La fila alrededor del ITESO da media vuelta al campus hasta la calle de Independencia. Hay cientos de personas con sombrillas y sillas, algunas acompañadas de sus hijos o familiares. Rondan vendedores que ofrecen cubrebocas, gel antibacterial e incluso comida.

 

11:00

Personal del ITESO entrega sueros Electrolit a los primeros adultos mayores formados. A esa hora se cierran las puertas del centro por primera vez, ya que se llena la sala de espera que se montó para la primera ronda de las vacunas.

 

11:30

Salida de las primeras personas vacunadas y registradas en el módulo. Media hora después se abren las puertas para una nueva ronda de personas.

 

12:10

Nuevos conflictos derivados de la incertidumbre y el descontento en la fila. Los voluntarios piden que se haga una sola fila y que los adultos mayores tengan sus documentos a la mano. Sale un supervisor y asegura que se tomarán medidas para que haya mejor organización en los próximos días.

Las sillas, así como los cubrebocas, sombreros y gorras, fueron algunos de los artículos más importantes del día. Fotografía: Daniela Barba/380GDL.

12:20

Tras horas bajo el sol, numerosas personas formadas denuncian que no han recibido ninguna instrucción por parte del equipo de organización que les indique si tendrán la oportunidad de vacunarse o si es mejor que vuelvan el martes. Aseguran que, según han escuchado, solo hay 1,500 fichas de vacunación. Algunas personas molestas apartan el lugar y se dirigen al módulo de entrada. No se guarda la distancia, las representantes del gobierno no están entregando gel antibacterial a los que ingresan y de nuevo se escuchan quejas por personas que se meten a la fila.

Algunas personas, con tal de ayudar a crear un poco de orden, deciden hacer una cadena humana y se toman de las manos para proteger la fila. Las encargadas del control por parte del gobierno están desesperadas y contestan enojadas a los reclamos.

 

12:35

Algunos ciudadanos empiezan a escribir números en las manos a la gente formada para tener un orden en la entrada. A pesar de no ser voluntarios, argumentan que tomaron esta decisión ante la falta de comunicación y de orden de las autoridades. Dicen que quieren saber si la gente en la fila alcanzará a vacunarse o no. Más adelante, algunos gritos que acusan a un señor de haberse colado.

 

14:30

La fila se ha acortado tanto que no alcanza a llegar a Periférico. Poco después de las 15:00 horas algunos funcionarios comienzan a anunciar que cerrarán las puertas, pero aún dejan entrar a algunas personas que estaban en la fila durante otro rato.

 

19:00

Poco menos de 30 personas descansan bajo los árboles del ingreso al ITESO, ante las rejas cerradas del estacionamiento que son la entrada al centro de vacunación: algunas de ellas explican que decidieron quedarse a dormir en ese lugar para alcanzar a vacunarse temprano por la mañana del martes. Afirman que les avisaron que se repartirán fichas desde las 6:00 am.

La espera en el centro de vacunación ya incluía sombra para los adultos mayores. Fotografía: Karla Noemí Rocha/380GDL.

ASÍ LO VIVIERON DESDE LA FILA

Carmen Medina, de 63 años de edad

“Llegué aquí el día de ayer a las 8:00 de la noche, casi, casi como si viniera a acampar. Esa misma noche comenzaron a repartir las fichas que indican el número de turno que uno tiene para vacunarse. He sido de las primeras en ser vacunadas; mi turno fue a las 11:20. Estaba previsto que las vacunas llegaran a las 8:00 am, pero no sucedió así, sino hasta las 10:00 am. Hubo pésima organización de parte del gobierno.

“El personal del ITESO ha sido sumamente atento y bien organizado. La vacuna no me dolió nada y la enfermera fue muy amable. Únicamente tuve un problema con una señorita del gobierno. Soy diabética, entonces voy mucho al baño, y en una de esas idas perdí mi ficha y la señorita a la cual le pedí ayuda me quería mandar a hacer fila otra vez. Fue poco amable, pero al final se solucionó.

“En realidad yo no quería vacunarme por miedo a las repercusiones secundarias. Lo he hecho por mis hijos, que quieren llevarme de viaje y, para hacerlo, necesito estar vacunada. También acepté porque me enteré de que la que nos iban a poner es la Pfizer, que según lo que he leído es la más confiable.

“Yo espero que pronto volvamos a tener una vida normal. Esta situación es caótica: tener que ir al súper y desinfectar todo, cambiarme de ropa y estar prácticamente en arresto domiciliario está terrible, así que espero que con esto podamos vivir de nuevo poco a poco”.

Fermín, 80 años

Esperaba desde las 7:00 am: “Si no alcanzo ficha hoy, mañana vuelvo a hacer el mismo proceso y, si no, diario. Me gustaría que organizaran por apellidos, así estaría más fluido”.

 

Elsa, 67 años, pensionada

Esperaba desde las 9:00 am: “Se me hace una injusticia que tanta gente estamos esperando y no nos alisten. Hay gente, viejitos, que apenas se pueden mover, y no han hecho gran cosa para poder solucionar esto. Sé que es el primer día, es una locura, pero tienen que informarnos”.

 

Teresa, 67 años, jubilada

Esperó desde las 6:00 am: “Ojalá las cosas cambien (respecto a la pandemia). Por eso estamos aquí. Espero sobre todo que haya un poquito más de organización”.

 

Rubén Rodríguez, 63 años, pensionado

“Ya me aplicaron la vacuna; me siento bien. Esperé desde las 5:30 am e ingresé a las 7:30 am. Fue rápido el proceso; debemos ser pacientes. Yo creo con la vacuna sí volveremos a la normalidad, pero con el mismo cuidado”.

 

Gustavo, 62 años

Esperó desde las 11:00 am. “Me compartieron una foto de la campaña de vacunación y vine porque quiero cuidarme y protegerme de una vez”.

 

Marta Flores, 60 años, empresaria

“Me pusieron la Pfizer; me la aplicaron muy bien. Recomiendo que se la pongan los demás: varios familiares están esperando, yo vine con mi mamá. Recomiendo que en la fila exista distancia social”.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *