Le periodista Aletse Torres basa su trabajo en investigar, aprender de sus errores y “respetar, respetar, respetar”; desde ahí se esfuerza por contribuir a la representación de la comunidad no binarie, que no ha encontrado en otros espacios

Reportajes

“Trato de dar esa visibilidad, de siempre ser respetuose y entender”

Por: Goretti Hernández e Isabella Jiménez Robles

 

Guadalajara, Jalisco, 19 de mayo de 2021.- Rodeade por amistades comprensivas y un medio que le da la oportunidad para darle vuelta a los temas más difíciles, Aletse Torres ejerce la labor de informar para reflejar la diversidad que ve en sí misme y en su entorno. En entrevista, explica su perspectiva de inclusión y visibilización, así como sus estrategias para reflejarla desde su labor profesional.

 

Los temas en los que trabajas van desde arte y cultura hasta migración y feminismos. ¿Cuál es tu motivación para investigar y escribir sobre temas tan diversos y que, en muchas ocasiones, tratan sobre diversidad en sí mismos? 

Algo muy curioso del periodismo, o a lo mejor de todas las carreras, es encontrar esas pequeñas historias que te motivan. Como el señor de las verduras o esa enfermera que vemos diario, o esa maestra, te cuentan su historia. Son parte de un problema sistemático con un montón de fallas, ellos mismos, dentro de esta desigualdad tan grande, encuentran el motivo para salir adelante. Ahí me inspiro.

Sigo tratando de hacer periodismo en el que creo, que se compromete, respeta y trata de decir la verdad, dentro de lo que cabe.

 

Esta invitación fue porque estamos investigando acerca de personas que usan el lenguaje en formas diversas, como el lenguaje incluyente. ¿Cómo utilizas tú el lenguaje? Es decir, tus estilos y estrategias de redacción, para seguir esta perspectiva de diversidad, inclusión y antidiscriminación. 

Yo hasta hace un año no escribía de esta manera, cuando no sabía bien qué onda conmigo. Ya desde que cubrí un tema [sobre personas no binaries] me di cuenta de cómo el lenguaje inclusivo no solamente es poner la “e” o la “x” o “las, los, les”; es darles esa visibilidad porque existen y resisten. Me ayudó conocer a más personas y entenderles, porque es más allá de decir “sí estoy siendo incluyente”, es entender esa realidad y por qué es tan importante darles esta representación.

[Empieza con] algo tan fácil como ya no poner “hombre” en un texto académico cuando se refiere a hombres, mujeres y todas las personas. Además, siempre trato de buscar sinónimos y leerme muchísimo. Y tratar de que, si yo leo ese texto, me voy a sentir identificade, sentir que hay una representación de mi persona.

Al principio es bien difícil porque se te olvida, entonces se trata de investigar. Hasta todo tu léxico se amplía un montón. La neta, dices: “No manches, sí es posible”.

 

¿Qué opinas sobre aquellos medios de comunicación que se resisten, o se oponen activamente, al uso del lenguaje incluyente, ya sea por cuestiones de prejuicios o que le tengan miedo a perder credibilidad, o por temas directamente discriminatorios?

La verdad, son pocos los medios que dan un espacio que sí tenga contenido sobre ti [como persona no binarie]. Al final la gente se entera de todo esto por cualquier tipo de medio y, si tú ves una serie, yo creo que es raro la persona no binarie que ves. Ahorita ya se ve un poquito más con las personas trans, pero con las personas no binaries yo creo que son escasos los ejemplos.

Los medios generalistas, tanto prensa como radio, no sé por qué se resistan. Yo creo que existe esta ignorancia hacia el tema, que creen que va a ser una distorsión al lenguaje, piensan que a todo es ponerle una “e”, una “x” y “les”; es como “no, no, ¿cómo se va a ver eso?”. Pero, de hecho, se puede escribir muy bien investigando y pensando un poquito más el cómo redactarlo. Y de que se puede hacer, se puede hacer, y le puedes dar esa cabida dentro de la redacción.

Esta falta de espacios, esta falta de representación al final sí te duele, te hacen sentir en la soledad. Cuando estás en estos procesos tú no entiendes y toda la información la sacas de donde puedes y al final te afecta porque no estás en ningún lado.

Lo he visto como con Elliot Page, que no respetaron sus pronombres (al anunciar que es un hombre trans). Es una falta de respeto porque son un montón de personas que yo creo que estamos así resistiendo y nos sentimos apartades, como si nosotres tuviéramos que crear nuestros propios espacios o nosotres desde nuestras propias herramientas hacer lo posible.

Es súper importante que une, como persona, desde donde lo vaya a leer, ver o consumir, no se cierre a la idea. No tener esa resistencia que sigue replicando esta violencia. Es una falta de espacios la que lleva a la ignorancia (…) si para une es difícil de entender, imagínate para alguien que no conoce”

Aletse Torres. Fotografía: cortesia.

En tu medio, desde la edición hasta colegas, ¿cómo reaccionan cuando planteas estas coberturas, en tema y en redacción, con perspectivas de inclusión y visibilidad? 

(Zona Docs) Es periodismo con perspectiva de derechos humanos y (aun así) creo que el tema es nuevo para ellos, pero siempre han sido muy abiertos a aprender, a escuchar y a seguir construyendo este periodismo que nos va a ayudar. De hecho, se había propuesto un taller para que alguien nos diera mejores tips para la inclusión, porque al final estamos aprendiendo. No puedo hablar por todes en Zona Docs, pero siento que sería muy hipócrita no respetar ese tipo de espacios y [al mismo tiempo] decir que estamos cubriendo con perspectiva de derechos humanos.

Cuando les comenté cuáles eran mis pronombres recibí un apoyo grandísimo y un amor muy grande. Yo quiero muchísimo a Darwin [Franco] y a Dalia [Souza]. Siempre me han apoyado, me dicen que yo proponga temas, me dan temas con los que yo me siento identificade y respetan mucho mi existencia. Ha habido mucho amor en el equipo.

La marcha de 8 de marzo era trans excluyente; yo fui a cubrir y me sentía muy incómode. Yo estaba tan triste porque este año es cuando decido ya contarle mis pronombres a todos mis círculos: a mis amistades, a mi pareja, a mi familia, y vengo de familia católica, entonces tenía miedo. Me acuerdo de que Dalia me dijo: “Tú dale la vuelta”. Y encontré esas resistencias de chavas que iban a marchar porque querían, porque tenían ganas, porque les pasaron cosas, porque buscaban a sus desaparecidas, porque les mataron a alguien. También había chavas que decían: “En mi feminismo caben todas las personas”, y creo que eso es súper importante [mencionarlo], yo fui con esa intención.

[Fue] algo tan grande que a lo mejor a otro medio le hubiera dado miedo, o ni siquiera lo hubiera cubierto así, y ellos [en ZonaDocs] sí eran conscientes de que a lo mejor se ganaban, no un enemigo, pero a lo mejor [las colectivas rad] nos decían: “Ya no pueden cubrir”, y en su derecho, porque no les gustaba la nota. Y en Zona me dieron ese espacio y esa libertad y quedó muy bien la nota. Es un ejemplo de algo tan mío que le quise dar utilidad, y vieras qué satisfeche quedé.

Que al final una persona trans o no binarie la vea y diga “gracias, porque la verdad estaba recibiendo muchísima agresión”, que hubiera alguien que lo pudiera leer y de verdad se sintiera acompañade, para mí lo fue todo.

 

¿Qué piensas que hace falta para que el lenguaje incluyente, e incluso otras alternativas para comunicar de forma diversa y no violenta, se acepten y se utilicen desde los medios hasta la sociedad en general?

A cualquier escala: muchísima información, muchísima. Creo que falta eso, darle visibilidad e informar sin prejuicios, solamente informar, con eso. Ni siquiera va solamente para los medios, va de parte de todes, informarnos y respetar.

También es súper importante que une, como persona, desde donde lo vaya a leer, ver o consumir, no se cierre a la idea. No tener esa resistencia que sigue replicando esta violencia. Es una falta de espacios la que lleva a la ignorancia, y yo no las culpo; ojalá un día entiendan todo el fenómeno porque, si para une es difícil de entender, imagínate para alguien que no conoce y que nomás escucha este tipo de cosas (discriminatorias).

En los medios estaría chidísimo que le dieran cobertura. Aunque sea a las historias, aunque no sea a los eventos, porque, por lo mismo, no siempre hay tanta bola como para decir “vamos a armar un evento”.

[En 2019] cubrí una nota de un evento en Pride, con une encargade no binarie. En esa nota entendí muchas cosas y no sabes cómo me preocupé por darles visibilidad. Ahí sí usé muchísimas “e” y le dije a Dalia: “No me cambies ninguna”. Revisé esa nota unas seis o siete veces antes de que se publicara porque dije: “Me acaban de decir que se sienten excluides, que se sienten mal, que no tienen este apoyo, que solamente entre elles se abrazan; imagínate cómo se sentirían viendo una nota de elles y yo no dando [visibilidad]”. Es tener esa disposición y respetar, respetar, respetar.

Aletse Torres, durante una cobertura. Fotografía: cortesía.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *